Los cimientos del equilibrio

Este artículo es una colaboración de Portafolio Inmobiliario, Patrocinador de nuestro proyecto Efecto Colmena 

  • Desligar la infraestructura de los límites ecológicos del planeta, o de las necesidades de socialización del ser humano, no es una opción dentro de un futuro sostenible.

Estamos claros en que la infraestructura física actual y venidera por un lado debería favorecer el desarrollo de las estructuras sociales de las comunidades y por el otro debería respetar las estructuras de los ecosistemas que sostienen la vida natural.

Cierto es que los seres humanos hemos demostrado una gran capacidad para erigir casas, edificios, ciudades y espacios públicos; sin embargo, los cimientos de nuestra actual civilización se enfrentan a una fuerte tensión que amerita ser atendida, y esta tensión no es de carácter ingenieril; esta tensión tiene su fundamento en el hecho de que aún nos hace falta un recorrido importante para hacer que nuestro plano constructivo humano armonice con nuestro plano socioambiental.

Partiendo de esta visión,  la empresa Portafolio Inmobiliario se ha propuesto ser un catalizador de la transformación de las ciudades hacia espacios que permitan una mayor integración de las personas y una convivencia más armoniosa con la naturaleza.

Nuestro interés es generar valor de largo plazo. A nuestro cargo tenemos varios proyectos inmobiliarios y en cada proyecto tenemos un nivel de incidencia social diferenciado. Con el paso del tiempo, nos hemos percatado de que el tema de la sostenibilidad es una prioridad a todas las escalas y en este sentido, para nosotros, sostener un diálogo permanente con las comunidades donde se llevan a cabo estos desarrollos es un aspecto clave para entender el impacto de la infraestructura en la vida de las personas.

De esta manera, dependiendo de las necesidades de cada comunidad, tenemos una estrategia de abordaje distinta que viene a suplir diversas necesidades de los grupos sociales. Un aspecto en el cual nos hemos enfocado con fuerza es la educación para una sociedad más próspera. Trabajamos con variadas escuelas en temas que van desde ayudar con la infraestructura física y facilitar capacidades técnicas y humanas para los educadores, hasta fomentar el compostaje de los residuos orgánicos y sensibilizar a la niñez y juventud sobre la importancia de estas acciones para mitigar el cambio climático.

Como parte de esta búsqueda constante de diálogo hemos diseñado una plataforma digital para que todos los vecinos de nuestros proyectos puedan comunicarse con nosotros en todo momento y nosotros podamos tener una trazabilidad de las observaciones que recibimos.

El propósito que perseguimos es generar desarrollo social y el medio es la transformación de las ciudades en el sentido de minimizar la huella ecológica y los aspectos externos asociados a una planificación desarticulada de las necesidades de las personas, por ejemplo, los desplazamientos en automóvil del lugar de la casa al trabajo, del trabajo a la casa, de la casa a los sitios de consumo o compra… todo esto implica contaminación y la disminución del tiempo para socializar, además de una pérdida consecuente de la salud y el bienestar. Por otra parte, es remarcable la huella de carbono que implican estos traslados.

Estamos ante la necesidad de buscar la «homeostasis», entendida como esa condición de estabilidad​ que tienen los organismos para mantenerse estables compensando los cambios en su entorno mediante el intercambio regulado de materia y energía con el exterior. Debemos aprender de seres con millones de años de evolución, como las abejas, o las hormigas, cuyas colonias funcionan como entornos o subsistemas de un macrosistema del cual toman recursos naturales, pero no retornan desechos, sino más bien valor, como la polinización y el control biológico.

Las empresas del futuro necesitarán hacer un ejercicio de transparencia, de rendición de cuentas y de auto-reflexión para evaluar cómo están produciendo, qué impactos tiene la extracción de recursos que hacen, contabilizar cuánta energía utilizan en su producción, transporte, y embalaje; así como el tiempo de vida útil los productos y servicios. Esto, desde luego, aplica a la industria de la construcción y los desarrollos inmobiliarios, por esta razón, estamos en constante búsqueda de sistemas más homeostáticos, más eficientes en el uso de energía y materiales.

En este sentido, en Portafolio Inmobiliario estamos apuntando de lleno al objetivo 11 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: nos referimos a las Ciudades Sostenibles. Nosotros las pensamos como las “Smart Cities”, donde los edificios cuenten con sistemas cada vez más eficientes y controlados en las que sea posible utilizar datos como los picos energéticos o el consumo de agua para contar con construcciones cada vez más eficientes e inteligentes en los que sean transversales valores como la autosuficiencia energética, la producción de alimentos para autoconsumo y la gestión de residuos orgánicos e industriales.

Nosotros vemos las esferas de lo ambiental, lo social y lo económico integradas e interactuando unas con otras, no las vemos por separado. En esta línea, ya hemos comenzado a apuntar a soluciones infraestructurales que contemplan esta visión, como el caso de las composteras y huertas dentro de los edificios residenciales.

Como empresas tenemos una gran responsabilidad de acción frente al Cambio Climático. Como sector productivo tenemos versatilidad para actuar, pero al mismo tiempo tenemos una gran responsabilidad sobre lo que pasa con todo lo que producimos. Es más difícil para el consumidor por sí solo cambiar sus hábitos y su manera de pensar si antes no se le ofrecen alternativas que respondan a las necesidades actuales. En el sector privado existe mucha capacidad de innovación, tenemos capacidad de hacer alianzas y para abrirnos al cambio.

Estamos en medio de un periodo clave, una coyuntura que nos exige cambios y acciones para garantizar nuestro sistema-vida, tenemos como herramienta las ciencias y el conocimiento. Debemos mantenernos optimistas y llevar ese optimismo a las personas, creer que es posible hacer grandes cambios que nos permitan superar los desafíos ambientales y sociales que tenemos, solo juntos podremos hacerles frente.

 

La escultura de Portafolio Inmobiliario, exhibida en el centro comercial Avenida Escazú