Dar de qué hablar, actuando

Hace 20 años, cuando decidí estudiar Relaciones Públicas, recuerdo que nadie en mi familia o en mi grupo de amigos comprendía realmente de qué se trataba mi nueva profesión. Quizá yo misma tenía una noción distinta a la que tengo hoy, dos décadas después, en las que muchas cosas han cambiado vertiginosamente, los canales, la tecnología, el contexto y los modelos de negocios de las empresas, especialmente en este año 2020.

Hoy, 26 de setiembre, se celebra el Día Interamericano de las Relaciones Públicas y, por esas coincidencias del destino, también es mi cumpleaños. Una misma fecha y dos ocasiones para reflexionar y también para soñar y construir nuevas formas de hacer las cosas, en las Relaciones Públicas y en la vida.

Durante la pandemia, las organizaciones han tenido la necesidad y hasta la urgencia de comunicar. En Próxima los hemos motivado primero a escuchar, actuar y luego a hablar. Muchas empresas y personas hablan, pero las que realmente necesita el mundo son las que toman acción y esto, además de ser bueno para el mundo, es bueno para sus negocios. Según el Barómetro de confianza de Edelman, el 77% de los consumidores están dispuestos a dejar de comprar una marca si ésta no hace lo correcto sobre un tema social o político (Fuente: https://www.edelman.com/research/purpose-not-enough). 

Nuestros clientes y aliados en Próxima, de diferentes sectores y tamaños, han hecho una gran diferencia tomando acción y hoy más que nunca me he sentido orgullosa de la profesión que escogí, cuando veo por ejemplo cómo el proyecto del que somos parte, “#Masks4All”, ha donado más de 30.000 mascarillas a personas que no pueden comprar una, a través de campañas propias de #Masks4All y otras en alianza con “MascarillasParaTodosCR” y “Saldremos Adelante CR”, o que FIFCO ha ayudado a los colaboradores de bares y restaurantes tan afectados por los cierres, con 36 mil cajas de diarios para sus familias. 

Nuestro programa ecoins®, con el proyecto «ecoins en casa« lanzado durante la pandemia, ha ayudado a miles de personas a seguir separando sus residuos bajo los lineamientos de salud, al mismo tiempo que apoya a centros de valorización a continuar operando y a emprendimientos sostenibles a aumentar sus ventas. También, en alianza con el Banco Nacional, tienen un proyecto para donar 3000 mascarillas en todo el país. 

Hay muchos más ejemplos de iniciativas como éstas que nos han devuelto la esperanza en el futuro y están pasando de la tradicional “licencia para operar” a una “licencia para transformar”. La buena noticia es que no solo las empresas pueden hacerlo, cada uno de nosotros también puede y hoy además de que celebro la vida, celebro y agradezco las enseñanzas de una profesión que nos invita a todos a dar de qué hablar, actuando. 

¡Feliz día de las Relaciones Públicas!

 

– Shirley Malespín, Coordinadora de Cuentas –