Teletrabajo: más que una modalidad, un estilo de vida saludable

Tras haber finalizado hace un tiempo mi bachillerato en periodismo, le pedía a Dios una luz que me indicara un camino en mi profesión. Fue cuando el teletrabajo llegó de la forma más inesperada. Se convirtió en una puerta que me abrió un sinnúmero de oportunidades que los trabajadores deberían conocer y aplicar en sus vidas profesionales.

Es un hecho que convivir con los embotellamientos, las largas jornadas laborales, afrontar las lluvias y el estrés de la calle y sufrir hasta cuatro horas de viaje diario, son realidades que enfrentan muchos trabajadores que requieren llegar o volver de sus empleos en el Gran Área Metropolitana.

Yo lo viví, pero mi realidad ha cambiado. Ahora, mi jornada laboral inicia a las ocho de la mañana y agradezco a Dios la oportunidad de iniciar el día sin tener que pasar por la angustiosa labor de trasladarme a diario a una oficina, una condición que muchos trabajadores viven cotidianamente.

Al calor de una taza de té y en la comodidad de mi habitación pienso en los beneficios que tiene el teletrabajo, ya no solo por el uso óptimo del tiempo personal, sino también en su impacto positivo sobre la salud física y emocional, aspectos que son claves para mejorar el desempeño de los trabajadores.

Saber que cuando mi jornada laboral termina todavía hay luz de día y tengo la posibilidad de emplear mi tiempo en realizar deporte o dedicarme a otras actividades tales como pasar el tiempo en familia, es probablemente uno de los beneficios más satisfactorios que una empresa puede ofrecer a sus colaboradores.

El teletrabajador – estudiante

El teletrabajo es una modalidad maravillosa para quien estudia y trabaja. Quien lleva a cabo estudios y al mismo tiempo confronta una carga laboral sabe lo retador que suele ser cumplir con ambos roles simultáneamente, más aún si su domicilio está distante del punto de trabajo y estudio.

Sin embargo, si el teletrabajo se implementa en un 100%, como es caso de nuestra agencia, el tiempo que supondría la movilización puede disponerse para estudiar, lo cual es una bendición  que se hace tangible gracias al aprovechamiento efectivo del tiempo.

Es motivante ver cómo compañeros pueden asumir otras carreras impulsados por sus intereses particulares, como es el caso de una compañera que estudia para ser chef, o bien, otros compañeros que combinan su trabajo con emprendimientos propios. Estas son muestras de cómo el teletrabajo es un acelerador del logro, permite llevar a la realidad el deseo de superación personal y facilita el desarrollo profesional y crecimiento personal.

Descubrir, luego de estudiar una carrera, que uno tiene afinidad o gusto hacia otras áreas de aprendizaje o de contar con la posibilidad de aclarar el rumbo de sus objetivos personales, es mucho más fácil cuando se tiene tiempo para hacerlo, y más aún cuando se cuenta con la energía necesaria para desarrollar actividades fuera del horario de trabajo que nos permitan un crecimiento integral.

Por casualidad o destino, Próxima Comunicación llegó a mi vida. Conocer la modalidad de teletrabajo me ha ofrecido un interesante tema para desarrollar mi práctica profesional. He asumido esta experiencia como un aprendizaje constante e incluso un reto que implica disciplina y enfoque sobre los objetivos.

El compañerismo y el apoyo de los colegas los he valorado intensamente ya que me han hecho afrontar múltiples situaciones que sin una buena dosis de creatibertad, feliquilibrio y comprofianza (valores de la empresa) definitivamente no hubiera podido ser igual.

Han pasado cinco meses de aprendizajes y lo que inicialmente fue un entorno profesional desconocido me ha permitido explorar áreas del periodismo totalmente nuevas para mí. Estoy segura que esta experiencia influirá positivamente sobre el resto de mi trayectoria profesional y esto lo agradezco inmensamente a todo el equipo, ya que sus aportes me han permitido robustecer mi carrera y desarrollo personal.

– Karen Rojas, pasante