La maravilla del teletrabajo

Por Lucía Alvarado. Ejecutiva Senior Próxima en Arkansas, Estados Unidos. 

El momento en que me contacté con Karla, Directora de Próxima, fue sencillamente perfecto. No solamente por el “timing”, sino por la fluidez con que todo se concretó.  Tenía cinco años de haber salido de Costa Rica con mi familia por el trabajo de mi esposo, y ya sentía la necesidad de retomar mi vida profesional a la que había puesto una pausa.

Salir de tu país no es fácil, mucho menos cuando tenés hijos y no sabés cómo van a reaccionar a los cambios. ¡Son muchos! Dejar a tu familia, a tus amigos, las cosas que te son comunes, a lo que estás acostumbrado… y por supuesto, en mi caso, también el trabajo de ese entonces.

La primera vez que nos mudamos fue hacia la Ciudad de México, y a pesar de que desde que me gradué de la Universidad había trabajado siempre, cuando llegó esa oportunidad mi prioridad fue lograr que mi familia estuviera estable. Que mis hijos vivieran felices esta nueva etapa y que con eso, mi esposo estuviera tranquilo con la decisión que como familia habíamos tomado. Me dediqué a lograr ese equilibrio y también a desarrollarme en otros aspectos: regresé a las aulas universitarias a estudiar Italiano y algunos diplomados de Realidad Global y Relaciones Internacionales.

Después de tres años en México, volvió la oportunidad de movernos, esta vez a Estados Unidos. Sin embargo, la segunda vez es mucho más sencillo. Ya los chicos están más grandes, ya saben qué significa moverse y se adaptan mucho más fácilmente. Y entonces ahora sí, ya más confiada comencé a buscar una oportunidad laboral y fue cuando Próxima apareció en mi camino.

Desde Noviembre del 2019 trabajo como Ejecutiva Senior en Próxima. Vivo en Bentonville, Arkansas, y desde aquí, en mi casa; trabajo junto con el equipo en proyectos internacionales. Definitivamente el Teletrabajo es una forma efectiva de hacer las cosas en un mundo globalizado e hiper conectado como en el que vivimos actualmente.

Valiente, mi fiel compañía en el teletrabajo

No puedo estar más agradecida con Dios por esta oportunidad de continuar con mi desarrollo profesional aún cuando geográficamente estoy muy lejos.  Y lo mejor de todo es que a pesar de esa lejanía geográfica, existe una gran cercanía gracias a la tecnología. Tengo reuniones periódicas con mis compañeros y con los clientes, la comunicación es fluida a través de las múltiples plataformas que existen y estoy haciendo lo que más me gusta con un equipo humano de trabajo increíble y una empresa que tiene valores muy bien definidos y que comparto al 100%.

Además, el balance que logro entre mi vida profesional y la personal es maravilloso. Puedo levantarme en las mañanas y preparar el desayuno con calma para mi familia. Despido a mis hijos y a mi esposo, saco a mi perro a su caminata matutina y ya a las 8 de la mañana me siento frente a mi computadora y me meto de lleno en el trabajo (¡con mi perro en el regazo!). El “Feliquilibrio” (Felicidad + Equilibrio) -uno de los valores de Próxima- en su máxima expresión. Y este tipo de espacios y de posibilidades que da el teletrabajo, hace que el compromiso con el mismo sea más alto. Próxima se ha apuntado muy asertivamente con la “Comprofianza”:  confía en sus colaboradores y éstos responden con un compromiso mayor.

Ojalá que cada vez más las empresas apunten a este sistema como una forma de equilibrar la vida de sus colaboradores. Cuando uno es feliz y está tranquilo, es más productivo. De eso no hay duda.