Educación preescolar de vanguardia aumenta alternativas de formación

Imagine por un momento un entorno educativo en el cual los niños son respetados como personas pensantes, un sitio donde se les provee de herramientas para que ellos mismos encuentren soluciones y respuestas a preguntas e incógnitas que les surgen; un sitio donde pueden construir su propio conocimiento, aprender de él y cuestionarlo. Ese es precisamente el modelo de aprendizaje que se promueve en los centros de educación preescolar Little Monsters, con sedes en Curridabat, Barva, Alajuela, Barrio Escalante y Sabana Oeste.

Como explica Carolina Monge de Little Monsters, “este centro educativo tiene una metodología propia, que es el resultado de la búsqueda de las prácticas pedagógicas más efectivas e innovadoras para desarrollar habilidades para la vida, como lo son el pensamiento crítico, científico y creativo. Es una metodología única porque en su esencia está inspirada en los principios de Reggio Emilia y el constructivismo, pero se nutre constantemente de nuevas prácticas para generar una educación que trasciende lo académico y atiende al futuro de la niñez y de la sociedad”.

Casa de puertas abiertas

Con el objetivo de que los padres de familia conozcan de cerca la metodología docente y el enfoque de trabajo de Little Monsters, los centros educativos de Curridabat y Alajuela planean la realización de un “Open House”. “Durante una tarde los papás podrán llegar a ver el espacio, conocer sobre nuestra metodología, evacuar dudas y conocer al equipo docente que está detrás de la propuesta de Little Monsters”, explicó Monge.

El Open House está planteado para realizarse el viernes 29 de junio, de 1:30 pm a 4:30 pm en las dos nuevas sedes de Curridabat y Alajuela; una actividad que no tendrá costo alguno para padres que tengan la curiosidad de acercarse a las instalaciones de estos nuevos centros de formación.

Aparte de este Open House, en las sedes de Barva, Sabana y Barrio Escalante, también se abren cupos a medio año, de forma que un niño puede acceder al modelo de Little Monsters pese a haber iniciado su educación preescolar bajo un modelo distinto.

Cualquier padre de familia interesado en conocer el sistema de cerca podría coordinar citas individuales para ir a alguna de las sedes, de forma que personal capacitado de los centros educativos le podrán explicar detalles de la metodología educativa empleada por la institución.

Como apunta Monge, antes de iniciar el proceso de franquicias, muchos de los papás pedían un Little Monsters cerca de sus localidades y había algunos que viajaban de lejos para traer a sus hijos al este centro educativo.

Como ventaja adicional, para el 2019, el centro educativo tiene proyectado abrir una preparatoria autorizada por el Ministerio de Educación Pública, con lo cual los niños de Little Monsters podrán dar una continuación a su modelo educativo antes de entrar a la escuela.

¿Cuál es la diferencia?

Una de las primeras preguntas que surgen entre los padres es dónde radica la diferencia entre un centro de educación preescolar convencional y Little Monsters. Para Monge, la primera diferencia recae en un conjunto de variables, una de ellas es el diseño interno de los centros educativos de Little Monsters, en los cuales destacan la ausencia de paredes, los espacios abiertos y el uso de materiales y estructuras pensadas en incentivar el pensamiento creativo y el aprendizaje a partir de la experiencia y el descubrimiento. Este entorno de educación tan particular es complementado con una metodología que procura despertar constantemente el deseo de aprender de los niños y facilita la convivencia tal como sucedería en una comunidad real.

Como explica Monge: “Todos los materiales están cuidadosamente seleccionados para que aporten a la estética del espacio y al disfrute visual, lleno de luz natural y libre de saturaciones visuales. No es de ninguna manera un aula tradicional sino un ambiente abierto que genera la exploración y la colaboración entre los niños”.

Aparte de lo anterior, el personal de Little Monsters recibe capacitaciones específicas que los introduce de lleno en la metodología de enseñanza, una formación que trasciende lo teórico y conduce a las maestras a una constante investigación que les permite acceder a los contenidos sobre los que los mismos niños manifiestan interés, de forma tal que puede ofrecérseles una propuesta de conocimiento que explote su inquietud científica, crítica y creativa.

Otra diferencia apreciable es la comunicación constante que mantienen las profesoras con los padres, de forma que cada día los padres reciben un reporte de evolución de sus hijos.

¿Cómo son los niños que van a Little Monsters?

Little Monsters se enfoca en el desarrollo del pensamiento en los niños durante la primera infancia, es decir, de los 0 a los 6 años. Como explica Monge, “en un día regular cada niño resuelve diferentes retos, experimenta con nuevos materiales y plantea sus propias soluciones, que son diferentes a las de los niños a su alrededor. Un niño que sale de Little Monsters es un niño curioso por su entorno, un niño que busca usos no tradicionales para los objetos que encuentra, y sobre todo un niño seguro de sí mismo que le gusta explorar y que se relaciona fácilmente con su mundo y las personas en él”.

Para facilitar el proceso de aprendizaje, los pequeños son ubicados en cinco distintos rangos de edad de forma que obtengan un tratamiento más acorde a su evolución física e intelectual. Por ejemplo, la opción “Mini” se enfoca en niños de 2 a 18 meses de edad y ofrece un acompañamiento oportuno, para los padres de familia que quieren ir aproximando a sus hijos a la metodología de aprendizaje. Luego se continúa con las opciones Toddler, Junior 1, Junior 2 y se termina finalmente en el nivel Prepa, que se enfoca en niños entre los 5.3 y hasta los 6 años que son preparados para entrar a su periodo escolar.

Cada categoría alberga una cantidad reducida de niños, que puede variar entre 10 y 15 estudiantes, esto con el propósito de facilitar el proceso docente y que los estudiantes tengan una atención más personalizada y consciente de los progresos, cambios y aprendizajes que va adquiriendo cada preescolar.