Bridgestone de Costa Rica: Programa B-Happy

Proyección corporativa a través de generación de proyectos de RSE y relaciones con la comunidad

Situación Inicial

Bridgestone de Costa Rica en su trayectoria se ha caracterizado por buscar un equilibrio entre rentabilidad y la producción responsable y sostenible. Es por ello que hay un trabajo continuo que la empresa realiza desde el área social, política pública y ambiente para encontrar soluciones alternas a una serie de problemáticas que las llantas de desecho provocan cuando son dispuestas incorrectamente.

¿Qué se quería lograr?

Bridgestone buscaba utilizar las llantas de desecho como materia prima para reincorporarlas a la cadena de uso, dándole valor agregado como lo es, en este caso, la creación de un parque infantil.

¿Cómo se logró?

Con la construcción de dos playgrounds en 2012: el primero ubicado en las instalaciones de la compañía. El segundo en la comunidad de Hatillo 8 como parte del concurso Quiero mi Distrito Limpio, organizado por la CCSS y la Municipalidad de San José con el patrocinio de la empresa. Posteriormente se realizaron tres zonas de recreo, dos en la comunidad de Desamparados en alianza con el Parque la Libertad y ALIARSE y la más reciente para el Hospicio de San José.

Resultados obtenidos

  • El país cuenta con un nuevo modelo de reutilización de las llantas usadas que permite la recuperación de espacios de esparcimiento en las comunidades.
  • El uso de las llantas de desecho en playgrounds evita que las mismas se conviertan en criaderos del zancudo transmisor del dengue.
  • La iniciativa permite a la compañía ampliar el espectro de opciones para garantizar el adecuado desecho de las llantas en desuso impactando positivamente en el cierre efectivo del ciclo del producto que comercializa.
  • El uso innovador de las llantas de desecho en este tipo de estructuras ha llamado la atención de los medios de comunicación, quienes por medio de la divulgación de los proyectos están ayudando al mensaje de sensibilización.

Expansión del programa a nivel regional

Esta gran iniciativa se ha logrado replicar fuera de las fronteras costarricenses al resto de los mercados que la empresa atiende. La primera experiencia se realizó en Panamá en el 2013 con gran éxito y luego en Guatemala, El Salvador, República Dominicana y recientemente en Nicaragua. Logrando un total de 26 parques B-Happy con más de 10,000 beneficiados aproximadamente del proyecto, demostrando que es posible brindar unos alternativos a los materiales comúnmente considerados “de desecho”.