Aprender haciendo: de la U a la Calle

Aprender haciendo: de la U a la Calle

A continuación les presentamos los textos de nuestras practicantes Andrea y Tiffany, Como directora de este equipo maravilloso, me siento conmovida al leerlos y recordar como nuestra visión puede influir de manera positiva en cada ser humano que se cruza en el camino. – Karla Chaves.

Confiá en el lugar en donde te encontrás hoy
A las puertas de cumplir dos años de haber salido de la universidad, me gusta mirar hacia atrás, poner mi atención en cada uno de los pasos que he dado y en las paradas que he tenido que hacer para llegar hasta donde me encuentro hoy: el corredor de mi casa.

Desde ahí termino una jornada laboral con una llamada de un colaborador de la red de la campaña AmbientaDOS, con una frase que muchos conocemos “pequeñas acciones hacen grandes cambios” y aunque es más conocida en el campo ambiental, me puso a pensar que también a nivel profesional. ¿Por qué no?  

Cada día me doy a la tarea de poner mi intención en las tareas encomendadas y hacer de ellas una pequeña gran acción para que, al final del día, pueda sentir la satisfacción con lo alcanzado.

Contagiada ya de los valores como feliquilibrio y creatibertad, Próxima Comunicación se ha convertido en ese profesor que todos esperamos en la etapa universitaria, que nos muestra la realidad y que nos dice qué debemos aprender a desarrollar para sobrevivir con éxito cada día en el campo laboral.

Han sido 8 meses de una emocionante etapa, en donde he aprendido aún más de lo que puedo hacer y desarrollar, en los que me he equivocado y he vuelto a empezar.

Vivo agradecida con cada uno de mis compañeros, pues a pesar de no vernos a diario porque operamos con teletrabajo, me hacen sentir que están ahí para colaborar en lo que puedan y en corregirme para ayudarme a crecer personal y profesionalmente. Ahora me encuentro apoyando proyectos en los que valoro cada detalle y recomendación brindada, ¡gracias a Tavo y Lu!

Confío en el lugar en el que me encuentro hoy, pues es satisfactorio poder crecer con personas entregadas en sus trabajos, y sus proyectos personales, saber que el óptimo servicio al cliente externo empieza por el buen servicio al cliente interno.

– Andrea Romero EspinozaResultado de imagen de No tienes que saber hacia dónde vas; lo importante es estar en camino

Próxima Comunicación: Una agencia que marca mi vida
Para mí el destino es una fuerza que une el poder del pensamiento y vibras positivas, con el típico “que sea lo que Dios quiera o tenga para mí”. Es un conjunto de casualidades y oportunidades que se aprovechan tratando de sacar siempre el lado bueno de las cosas, y tal vez también un poco de suerte.

Se acercaban las fechas de matrícula de la universidad y no tenía idea de qué estudiar, hasta que un día mi papá se acercó con el programa de estudios de la carrera Relaciones Públicas y me dijo: “yo estoy seguro que esto es para usted”. Lo leí con detenimiento y, siendo muy sincera, no estaba segura qué significaban ciertos puntos, pero me encantó.

Dicen que el primer día de clases en la universidad nunca se olvida, pues esa afirmación se cumple en mi caso, no precisamente por algún momento vergonzoso, y créanme que no salí invicta de ello, sino porque desde ese día me explicaron sobre las agencias y mencionaron a Próxima Comunicación, ahí supe que quería llegar a formar parte de ella algún día.

Yo crecí en un colegio ambientalista. Toda una vida me han enseñado a actuar en pro de la sociedad y el medio ambiente, soy una persona a la que le encanta ayudar y buscar el bienestar común. Los profesores nos aconsejan formar parte de una empresa cuyos valores y ética sean similares a los de uno, pero a veces eso se convierte en una tarea difícil saliendo de la universidad, sin experiencia más que de voluntariados y ciertos proyectos, pues no hay mucho donde escoger.

Un día recibí una clase sobre Responsabilidad Social Empresarial, busqué en internet empresas que la practicaran y de sitio en sitio llegué a la página de Próxima, fue ahí donde me motivé nuevamente. Apliqué a una pasantía, y después de un tiempo de perseguirlos, me aceptaron. Créanme que fue como hacerle un check a la lista de metas en mi vida.

Por esta misma razón inicié el texto tocando el tema del destino y la suerte, definiéndolo principalmente como -una fuerza que une el poder del pensamiento y vibras positivas- porque creo fielmente en que la mente es poderosa, si una lo piensa y actúa, puede llegar a suceder.

Veo a la agencia como una academia de aprendizaje continuo, donde me han echado al agua y he salido de la zona de confort muchas veces, creo que eso es lo que más me ha gustado. He llegado a desarrollar competencias y a descubrir que no es mentira lo que dicen por ahí sobre que en la universidad se ve apenas un promedio del 30%, el verdadero aprendizaje se vive en la calle. El choque fue grande, tuve que adaptarme a una dinámica intensa, un poco pesada y de bastante movimiento, e inclusive me tocó investigar un poco más sobre ciertos temas para no estar tan perdida. Pasar horas entendiendo herramientas que utilizan, no saber si lo que se hizo quedó bien o como lo querían, además de tener una sensación de miedo a la hora de opinar.

Empecé a formar parte de una sinergia y un verdadero trabajo en equipo, donde cada uno es un pilar para que de verdad el flujo de la energía y acciones circule bien. La responsabilidad y la confianza que se debe manejar son muy importantes, porque es una cadena y cada parte de ella influye en las demás.

Además, hay un factor al tuve que enfrentarme, que al final terminó siendo una ventaja, el teletrabajo. Fue un reto porque no se tiene a alguien a la par viendo y examinando cómo va su trabajo. Sin embargo, la guía y atención que he recibido ha permitido desarrollarme de buena manera. Sí, he cometido errores. No todo es perfecto, pero justamente de esos momentos frustrantes es donde he aprendido más.

Yo tenía un concepto frío y rígido de las agencias, pero desde el primer día en Próxima eso se eliminó de mi cabeza. Fui recibida con un gran calor humano y me hicieron sentir parte del equipo desde el inicio. Me contagiaron su vibra y energía inmediatamente, tanto que cambié mi alimentación por una más saludable, me interesé más por temas de salud y bienestar integral. A pesar de los choques con la realidad, a decir verdad, no tengo quejas de mi experiencia, la veo como una gran bendición y valoro mucho la paciencia y apoyo que me han brindado.

Me emociona mucho formar parte de un equipo tan unido y lindo, son como una familia donde se interesan por el bienestar de cada uno y eso viene desde la cabeza de la agencia. Es tan lindo ver cómo impactan en uno, tanto que si llega el día de no continuar en Próxima, sería como su embajadora. Una sensación muy bonita se da en mí cuando oigo presentar a Próxima en algún lugar, es un orgullo estar involucrada en un equipo de trabajo tan bueno.

En fin, crean o no en el destino, suerte o coincidencia; yo sí creo que estoy donde debía estar en este momento, sacándole el mayor provecho posible de aprendizaje laboral y personal. Esta es una agencia que marcará mi vida.

– Tiffany Quirós Rodríguez